domingo, 16 de marzo de 2014

Orson Scott Card y Yo.



¿Qué tienen en común El Señor de Los Anillos, Canción de Hielo y Fuego, The Matrix, la trilogía de Batman de Nolan y los primeros álbumes de The Beatles? Exacto, todos tienen rasgos fáciles de reconocer que nos pone en lugar para saber que pertenece al mismo director/escritor/creador. Entre la primera y la última película del Señor de los Anillos, Peter Jackson apenas cambia el estilo visual o narrativo de su obra; hay que ser tonto para confundir cualquiera de los tres Batman de Nolan con, por ejemplo, los de Tim Burton (o viceversa); a pesar de los cambios narrativos, las dos primeras películas de El Padrino son identificables como parte de una misma historia; y así en multitud de casos, incluyendo la música, como lo pueden ser dos de los discos de Pink Floyd (Dark Side of the Moon y Wish You Were Here); las Artes Plásticas y, en fin, cualquier campo de expresión artística.



Pero el caso que nos ocupa hoy es todo lo contrario a lo expresado anteriormente, se trata de dos libros del escritor Orson Scott Card: El Juego de Ender y La Voz de los Muerto, el primero altamente conocido por su adaptación a la gran pantalla hace poco tiempo, y el segundo que tiene nombre de celebración mexicana. Ambos libros forman parte del universo creado por Orson Scott conocido como “enderverso”, siendo La Voz de los Muertos la continuación (por orden de publicación) de Los Juegos de Ender, pero al mismo tiempo es, por decirlo de alguna manera, tan distinto el uno del otro que si no fuese por el protagonista y algunos detalles que se presentan en la historia, se podrían considerar como textos completamente independientes.
El Juego de Ender narra las mil y un desdichas de un niño (Andrew “Ender” Wiggin), que vive en un futuro lejano, en donde la humanidad teme por un próximo ataque de una raza alienígena con quienes se han enfrentado en ocasiones anteriores. Ender es preparado desde temprana edad para formar parte de la Escuela de Batallas, y allí entrenará hasta convertirse en el mejor comandante militar que haya existido. En la Escuela estudiará con videojuegos y simulaciones de batallas en campos sin gravedad, con niños de edades contemporáneas a las de él, es decir, desde 6 años hasta 18 años.


Hasta aquí todo muy bien, una lectura enfocada al público juvenil, con una narración entretenida, sin muchos giros de guion ni extremado cuidado por los detalles, el escritor plasma lo que quiere contar, y a decir verdad se esfuerza sólo lo suficiente para ponernos en contexto con lo que pasa, con algunos personajes apenas trabajados, y situaciones que se explican de manera superficial, en resumen, un libro juvenil de lectura entretenida.
Ahora pasamos a La Voz de los Muertos, y antes de explicar cualquier cosa, he de aclarar que Orson Scott Card quería desde un principio escribir éste libro, pero primero debía explicar los orígenes de su protagonista (Ender) por lo que se tomó la molestia de crear Los Juegos antes de publicar La Voz .La Voz de Los Muertos trata sobre la integración de las razas alienígenas a un sistema en donde puedan convivir en paz con los humanos, siempre y cuando no se influya en su desarrollo como razas tecnológicamente atrasadas con respecto al hombre. No obstante, el libro habla sobre temas mucho más profundos: el miedo a las culturas que no conocemos, el rechazo de las enseñanzas de los seres que consideramos inferiores, el clasismo, las disputas entre la religión y la ciencia (y también entre religiones distintas), la aceptación personal, el amor y el odio como diferentes caras de la misma moneda, las disputas familiares, la muerte y su significado desde distintos puntos de vistas, y la opresión de los gobiernos cuando se está en contra aunque sea por el beneficio de la comunidad. Así como pueden leer,  mientras que uno es un libro para todas las edades, el otro (que bien puede ser leído tanto por niños como por adultos) tiene altas dosis de temas de debate filosófico, trabajan también con el campo psicológico de muchos personajes, orientaciones familiares por agentes externos a ellos, con una narración que puede incluso llevarse hojas explicando los sentimientos que pueden llegar a experimentar dichos personajes.


Termino este escrito recomendando ambos libros, son lecturas muy amenas, disfrutables que dejan con ganas de más, y si así quedas, pues no te preocupes, la saga de Ender tiene un total de 15 libros.