martes, 27 de noviembre de 2012

Crítica Cinéfilo-Literaria: El Padrino



"No es nada es personal, son sólo negocios".

Me gusta la lectura, y un poco menos el cine, pero cuando ambos mundos se juntan las expectativas son altas, ya que se espera fidelidad de los textos, pero con los toques Hollywoodenses que tanto nos agradan y avece no admitimos.

Hoy vengo a hablarles de una obra maestra de ambos medios, el cine y la literatura, y hablo de la obra de Mario Puzo: "El Padrino", la historia sobre la Familia Corleone y la Mafia Siciliana en Norteamérica  llevada magistralmente a la gran pantalla por el Director Francis Ford Coppola.

Ya con los párrafos anteriores pueden deducir que será lo siguiente: una serie de alabos hacia ambas obras, buenas palabras y recomendaciones. Pero como no todo en la vida puede ser tan fácil  vengo a ponerles "peros" a dichos iconos culturales.

El libro está narrado por los comunes capítulos  pero estos no tienen una continuidad temporal, existiendo saltos en momentos puntuales en donde se contará lo que sucedió antes de un capítulo anterior. Dicha narración jugará con nuestra mente, y algunas muertes, algunos sucesos pasan sin siquiera un previo aviso.



La película si es un poco mas conservadora en este sentido, la narración es completamente lineal, sin saltos hacia atrás en el tiempo, no obstante, en ningún momento te dirá "y pasaron X años" o "Tantos años después".

Y hablando de la narración de la película, tampoco existe un narrador como tal, todo va pasando a medida que los personajes actúen, no hay "voz en off" ni pensamientos, ni nada, sólo diálogos y actuaciones.

Pero mas allá de todo esto, y acercándonos mas al libro, en este cada personaje tiene un trasfondo, una historia, una trama independiente a todo lo que pasa en la linea principal de la historia; he allí el gran fallo de la adaptación cinematográfica, y es que en 175 minutos no se puede abarcar todo lo que Puzo plasmó con sus palabras. Sin embargo, las actuaciones son tan sublimes, que en el corto tiempo que se verán algunos personajes en pantalla lograba plasmar mucho el espíritu y la personalidad que Mario creó en su texto.

Sinceramente, no se le puede criticar nada a ninguna de las dos alternativas que se tomen para adentrarse en la Familia Corleone, el medio original de papel nos cuenta con lujo de detalles cosas que en la película apenas se tocan, pero la adaptación de Coppola nos mete en la piel de cada una de las personificaciones que actores como Al Paccino, Marlon Brandon y James Caan  dan vida.



Recomiendo ver la película antes de leer el libro (contrario a lo que hice yo), pero si sólo quieres ver su versión cinematográfica seguirás disfrutando de un hito de las artes.

NOTA:
Película: 17/20
Libro: 18/20

No hay comentarios:

Publicar un comentario